6 Consejos de marketing de Winston Churchill

GD Star Rating
loading...

Winston Churchill es sin duda uno de los grandes personajes del siglo XX, su legado es conocido en la política, su cintura para la diplomacia, pero en un estudio mas profundo de la figura de Winston Churchill podemos reconcoer otras facetas muy aplicables al mundo del marketing actual, todo un adelantado!

Se sabe que no era un buen orador cuando comenzó su carrera política. Él mismo reconoció que era muy inseguro y que hacía lo imposible por evitar hablar en público. Años más tarde, Chuchill se convirtió en un brillante orador que supo transmitir entusiasmo a los británicos en los momentos más duros de la Segunda Guerra Mundial. Sus dotes para hablar en público se convirtieron en legendarias.

Podemos preguntarnos entonces ¿Cuáles fueron sus secretos de comunicación? A pesar de haber reconocido que tenía frecuentes depresiones y era presa de inseguridades, Churchill consiguió tener el coraje suficiente como para adoptar posturas controvertidas y cambiar incluso de partido (lo hizo 4 veces). Además, se entregó a la escritura y a la pintura como alicientes que le permitían aliviar sus males y temores. A través de esas aficiones, consiguió un dominio del relato y la narración que le valió ser merecedor del Premio Nobel de Literatura en 1954. Por no decir que le convirtió en un excelente escritor de discursos.

¿Cuales serían los consejos de comunicación de Winston Churchill que podríamos aplicar al mundo del marketing actual? Aqui va un punteo con 6 consejos de Winston Churchil aplicables al marketing:

1. Preparación, preparación y preparación. Churchill era un pintor aficionado y se enfrentaba a la tarea de escribir con la misma meticulosidad con la que pintaba. Como artista, sabía que todas las creaciones (incluídos los discursos) debían de ser una obra de arte que requería dedicación y entrega.

2. Agrada a sus oídos y estimula sus mentes. Churchill estaba obsesionado con conseguir esos dos objetivos con sus discursos y por ello se esforzaba en añadir fórmulas retóricas que diesen “grandeur” a la intervención. Una de la que más le gustaba era repetir las primeras palabras de frases consecutivas, por ejemplo:

“We shall fight on the landing grounds, We shall fight in the fields and in the streets, We shall fight in the hill,  We shall never surrender”

3. Sólo di cosas importantes y relavantes. Churchill siempre iba al grano y trataba temas in subterfugios, directamente. Además, siempre defendía que a la audiencia le había de quedar una idea clara y que era responsabilidad del orador decidir qué idea era.

4. Repite, repite, repite. Siguiendo la idea de una sola idea, Churchill siempre decía que las personas no se solían acordar de una idea que sólo habían escuchado una vez. Por tanto, había que repetirla constantemente. Churchill defendía el principio clásico de: “Diles qué les vas a decir, díselo y luego diles lo que les has dicho”.

5. Las palabras han de ser cortas. Churchill empleaba párrafos cortos y palabras aún más cortas. De hecho, la mayoría de las palabras de sus discursos no superaban las dos sílabas.

6. Citas y estadísticas. El uso de datos puede añadir relevancia al discurso, aportar solvencia y, sobre todo, generar confianza. De ahí que Churchill frecuentemente recurriera a ellas.

GD Star Rating
loading...
Sea Sociable, Comparta este artículo!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.