Llovía torrencialmente en la estancia del Mojón

GD Star Rating
loading...

Llovía torrencialmente,
en la estancia del Mojón,
como adorando al fogon
estaba tuita la gente,
dijo un viejo de repente,
yo se un cuento que da miedo,
contra el recuerdo no puedo
luchar en esta ocasión.
Y cortando la hilación,
un gaucho se rajo un pedo.

Cuantas veces escuchaste estos versos y te quedaste con ganas de mas. La típica parada de carro de las viejas -“che, paren que hay criaturas”. Acá va entero, para el deleite del espectador.

También  está la versión en serio que publicamos anteriorente  Click Aqui

GD Star Rating
loading...
Sea Sociable, Comparta este artículo!

    14 Comments:

    1. son unos genios estos pibes. Son ustedes? porque hay uno que me parece que lo conozco. chau sigan asi

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...
    2. Quisira que me pasaran la letra escrita de “estancia el mojon” como la cuenta el chico que acompaña la gitarrra…gracias

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...
    3. Hay una letra similar aca:

      http://letras.terra.com.br/raul-lavie/390182/

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...
    4. Los voy a matar!!!!!!!!!!! Muy emocionada llamo a mis viejos y les digo: ENCONTRE LO QUE QUERIAN!!!!!!! LO ENCONTRE!!!!!!! Y LLEGA EL GRAN MOMENTO Y MI VIEJA ME DICE… ESTO NO ES… esto no es, Y ENTRAN A CAGARSE DE RISA, MENOS MAL!!!!!!!!! URUGUAYOS, COMO MI VIEJO, TENIAN QUE SER, JAJAJAJAJA, pero me cago en ustedes! jajajaja

      Beso grande, desde este lado del charco!

      Beso murguero!

      Magda.

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...
    5. Pingback: Llovía torrencialmente en la estancia del Mojón | Red Montevideo

    6. Excelente. Andaba buscando las dos versiones. Ahora quisiera preguntarles si alguien conoce un poema que me recitaba mi abuelo, fallecido allá por el ’62. Los personajes son el gaucho Mariano Pintos y el ingles Guillermo Money y trata de la instalación de los primeros alambres de telegrafo. Creo que es de un poeta gauchesco uruguayo, quizás Tomás Regules .

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...
    7. Digo yo, alguna vez en tu reputa vida, payaste algo ? Tenes nocion de lo que es ” ORTIGA ” Y NO ORTIVA LARVA !!!!!!!!!! Bueno, y tuviste un par de errores mas, pero en definitiva, muy bueno el que toca la guitarra. SALUDOS

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...
    8. por el cantor consentido de su españa blusa anuente
      por el impostor de la musa que musica nuestra suerte
      porque hoy sobran malos maridos y testigos de la mente

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...
    9. para palo, el recitado que buscas lo escribi en http://raicesargentinas.blogspot.com/.

      Aclaro que lo escribi segun mi memoria, cualquier cosa corrijan por favor

      gracias

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...
    10. esta buenisimo hace años vengo bustando eso, no tenes los otros temas? yo los escuche hace años por juan manuel lagar y no lo puedo conceguir

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...
    11. Mi abuela me recitaba siempre esto. Cuantos recuerdos. Gracias. Saludos.

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...
    12. esta bueno la verdad q les doy 10 puntos

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...
    13. llovia torrencilmente en la estancia del mojon como adorando al fogon estaba toda gente dijo un viejo de repente les voy a contar un cuento ahora que el agua y el viento traen a la memoria mia cosas que nadie savia y que yo dire al momento y asi siguio su relato de difuntos y fantasmas brujas y hechiseria cuando de entre los cañaverales se sintio un gemido y no falto un gaucho que dijo sos alma que andas penando no soy antonio que estoy cagando

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...
    14. Llovía torrencialmente,
      en la estancia El Mojón,
      como adorando el fogón
      estaba tuita la gente,
      dijo un gaucho de repente
      “Yo, se un cuento que da miedo,
      contra el ricuerdo no puedo
      luchar en esta ocasión…
      -córtandole la ilación
      un guaso se rajó un pedo.-
      Si ése es pa mi, che compadre,
      ya que te sentís potro
      por que no te rajás otro
      pa la cajeta de tu madre-
      Pal primero que me ladre
      mandinga un facón me dió,
      y al gaucho que me cagó
      con toda su fuerza bruta
      lo mando yo a la reputa
      madre que lo paríó.
      Bajo un silencio agorero,
      le alcanzaron un amargo
      que venía como de encargo
      pa suavizar el garguero.
      Lo tenían al resero,
      por ser macho de raigambre,
      tuitos los de aquél enjambre
      sentaus en troncos de encinas
      parecían golondrinas
      descansando en un alambre.
      Treinta años, quién diría…
      dijo el viejo con tristeza…
      Yo me rompo la cabeza
      por decifrar algún dia
      por que misteriosas leyes
      que dicen sabios y reyes
      que en más de una ocasión
      mucho más tira un pezón
      que veinte yuntas de güeyes.
      A veces pienso que no al cuete
      tata Dios que está en el cielo
      nos puso un puñau de pelos
      en la puerta del ojete,
      y ya que en este brete
      me metí pido atención,
      que si la imaginación
      me ayuda en este momento,
      conocerán por mi cuento
      La leyenda del Cabrón.
      Allá en mis tiempos e mozo
      y perdonen la distancia,
      sucedió que en esta estancia
      hubo un crimen misterioso.
      Sobre un alazán rasposo,
      picante como una hortiga,
      un gaucho llamau Artigas
      vino a hablar con el patrón
      y acá quedó como peón
      y lo apodaron “Fatiga”.
      Y al poco tiempo, nomás,
      el amor lo picotió,
      y Fatiga se cogió
      a la hija del capatáz.
      Inocente la torcaza,
      fué a buscar agua en el pozo
      y como una luz el mozo
      le encajó un beso en la jeta
      y prendido de una teta
      le hizo saltar el carozo.
      El 17 de enero,
      Pilar, le dijo asustada
      “mi gaucho yo estoy preñada,
      y ya que los dos nos queremos,
      es mejor que nos casemos,
      y aquí, no ha pasado nada.
      Y aquel gaucho pelotudo,
      con la china se casó,
      y al poco tiempo nació
      un pendejo que pal padre
      era igualito a la madre
      divino como una aurora.
      que como verán en seguida
      lo jodió la mal parida
      que es lo que les cuento ahora…
      Lo bautizaron Pirulo
      y felices como ven
      el gaucho le hacía el tren,
      mientras élla tenía el bebé
      él se la daba en el culo..
      Una tarde, el hombre rudo,
      vió que don Rivas Carmelo
      se montaba un zaino en pelo
      y disparaba sin motivos
      y unos puntos suspensivos
      de lloronas en el suelo..
      Aguantó el hombre fingiendo
      una callada indiferencia,
      le dijo Pilar Hortensia
      tengo que ir pàl poblao,
      voy a llevar un ganau
      a la estancia Los Infiernos,
      y al besar sus labios tiernos
      pensó al verla tan falluta
      -Quién diría que esta puta
      me está poniendo los cuernos.
      Y a la una de la mañana
      del otro dia justamente,
      valvió el gaucho de repente
      convertido en fiera humana,
      y viendo desde la ventana
      que mientras su criaturita
      descansaba en su cunita
      entregándose al reposo,
      su madre llena de gozo
      chupaba una enorme pija.
      La mina muerde y araña,
      delira, suspira y lucha,
      y sale de su cachucha
      una baba muy extraña.
      El gaucho con feroz saña
      penetró en la habitación,
      los mató sin dilación
      y cuando los vió difuntos,
      los enterró a los dos juntos
      y en la cruz, puso un condón.
      En el pueblo se sabía
      que la mina pirobaba
      pero ella a nadie contaba
      quién era el que la cojía,
      por éso la polecía
      ni lo molestó al sotreta,
      pues se dijo esta coqueta
      “no estaba en cajón de cedro”
      y con los gauchos del pueblo
      se hizo sus buenas minetas.
      Ahijuna!!!, gritó el paisano,
      Si es verdad lo que habla el viejo
      ése era un gaucho canejo…
      yo, le besaría las manos…
      Yo soy, le gritó el anciano,
      venga hijo, abracemé,
      que yo fuí el que la maté
      a tu madre en San Fernando
      porque en la cama culeando
      con otro hombre la encontré.
      Tata, Tata, perdonemé
      si he pasado un mal minuto
      pués creyendo que era puto
      sin compasión lo cague,
      pero piense un poco usted
      la mujer para despistar
      usa la concha para miar
      como la usa pa cojer.
      Venga pa acá abracemé
      para mi la cola es pecho
      dijo el viejo y se abrazaron,
      tuitos los gauchos lloraron
      cuando el cuento terminó
      y el padre al hijó miró
      y dijo como a la legua
      Se ve que ha sido una yegua
      la puta que te paríó

      GD Star Rating
      loading...
      GD Star Rating
      loading...

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.