Empresas que ignoran internet no tienen esperanza de vida

Durante estos últimos años, internet ha evolucionado de forma asombrosa y las empresas que antes minimizaban la relevancia de este medio con gran potencial, han sabido entender la importancia de mantener su presencia en internet y lo que esto puede suponer, así como los beneficios que les puede traer.

Sin embargo, la llegada de las redes sociales ha supuesto el inicio de una nueva era digital donde las reglas de comercialización y marketing online se han renovado y donde las estrategias más tradicionales ya no son suficientes para generar o ganar la confianza de los consumidores.

La nueva de las redes sociales ha cambiado completamente los roles que hasta ahora estaban establecidos, lo que ha generado un mayor poder para los consumidores. Por esta razón las empresas y marcas se ven en la obligación de entablar nuevos vínculos y crear relaciones más cercanas y directas con los consumidores o potenciales clientes. Esto ha traído como consecuencia la planificación de nuevas estrategias de marketing online para no sólo estar presentes en internet, sino ser una empresa confiable y brindar seguridad.

Las marcas tienen el reto de saber gestionar su reputación online, escuchando lo que se dice de ellas y posteriormente actuando en consecuencia.

Cada día que pasa hay que trabajar para mantener la reputación online de cada empresa, ya que un mal tweet o un comentario inoportuno en Facebook tiene el poder de tirar abajo años de trabajo.

Ya no son válidas las ‘estrategias estáticas’. Las empresas deben aprender a actuar de forma dinámica para mejorar su visibilidad y reputación online pero haciendo uso de los recursos de manera coherente y planificada. Es muy importante lo que los consumidores pueden opinar, pero también lo es el hecho de que las empresas puedan comunicarse, llegando a crear un “lazo” con los usuarios.

Internet y las redes sociales son herramientas sumamente poderosas si las sabemos utilizar bien para nuestro marketing online, de lo contrario, podemos nosotros mismos arruinar todo el trabajo de nuestro marketing online y echar abajo nuestra reputación.

Aunque parezca demasiado exagerado, la realidad nos muestra que las empresas que ignoran el poder de internet y las redes sociales se dirigen a un auténtico suicidio colectivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.